Realizamos la rehabilitación y recuperación del teatro de Putignano, un pueblo en provincia de Bari, demoliendo totalmente los forjados y guardando sólo los muros externos del edificio histórico, cuya construcción se remonta a la primera mitad del siglo XIX.
El diseño ejecutivo previó el uso del Sistema MTR en alternativa al sistema tradicional.
La mayoría de las superficies horizontales se realizaron con Vigas MTR A, totalmente autoportantes en todas las fases de construcción, para luz de 12,5 m, en combinación con diferentes tipologías de forjados, según las exigencias.

El forjado de la Zona Galería se realizó con un entramado de Vigas MTR A, maestras y secundarias, combinadas con un forjado de chapa grecada colaborante. Fue una solución “super ligera”, totalmente autoportante, sin encofrados y puntales, capaz de generar un forjado pendiente (de 3,17 m a 5,45 m).

El forjado de la Sala Pruebas se ejecutó con un entramado de Vigas MTR A, siempre para luz de 12,5 m, en combinación con un forjado de bovedillas. La ventaja fue la de eliminar todos los encofrados y utilizar los puntales sólo para los forjados.
Sobre el escenario, a una altura de +15,85 m, se fabricó una armadura con Vigas MTR A maestras y perfiles de acero HE, necesaria para la colocación de los tiros electromecánicos de las escenas, con una sobrecarga de 1000 kg/m2.
Fue indispensable crear una estructura totalmente autoportante, sin encofrados y de alturas contenidas, con el fin de respetar los parámetros del diseño.

Para la cubierta de la Torre Escenica, los proyectistas juntaron Vigas MTR A, siempre para luz de 12,5 m, y un forjado aligerado y aislado.

Los proyectistas y la empresa ejecutante pudieron apreciar el gran éxito de la solución del Sistema MTR, gracias a las numerosas ventajas estructurales, que garantizó certeza de tiempo de construcción y seguridad durante las fases de realización.